La implantología oral es la rama de la odontología que se ocupa de reemplazar los dientes perdidos por distintas causas, valiéndose de implantes dentales colocados en el hueso maxilar o mandibular.

Sobre ellos podemos confeccionar prótesis de diferentes tamaños y materiales, que permiten la restitución de las funciones masticatorias, fonéticas y estéticas, recuperando la correcta estructura y salud bucal.

 

Un implante dental es básicamente un tornillo de titanio puro que, gracias a la biocompatibilidad lograda a través de un tratamiento especial al que ha sido sometido, tiene la facultad de integrarse perfectamente a los componentes óseos correspondientes. La aplicación se completa con un conector y la funda o corona.

La implantología bucal tiene también como objetivo el estudio de nuevos materiales que garanticen una adecuada adaptación del elemento sustitutivo al organismo.